domingo, 24 de febrero de 2008

Rima xxv de Gustavo Adolfo Becquer

"Cuando en la noche te envuelven
las alas de tul del sueño y tus tendidas pestañas
semejan arcos de ébano,
por escuchar los latidos de tu corazón inquieto y reclinar
tu dormida cabeza sobre mi pecho,
diera, alma mía,cuanto poseo,
la luz, el aire y el pensamiento!"


Foto:www.flickrs.com por jaydee

6 comentarios:

fabi dijo...

Tan fuerza en poquitas palabras...
es increíble!!!!
... por escuchar los latidos de tu corazòn... diera, alma mia, cuanto poseo!...
uaooooo
Bien, besos Graciella y hasto pronto!

jose carlos dijo...

Precioso como siempre. Un beso.

nickjoel dijo...

un estado sonnoliento, es el punto de partida a un maravilloso universo, donde todo es posible, donde nuestras almas se juntan, donde liberamos miserias, que realmente en esta tierra nos pesan....

Graciela dijo...

Gracias a todos por vuestras visitas y comentarios, hasta pronto!!!!

lágrima de esperanza dijo...

Graciela, leyendo ese pequeño poema no sabes cuantas cosas he sentido y he recordado en un momento. Un beso

nieve dijo...

Te quiero - Mario Benedetti

Tus manos son mi caricia,
mis acordes cotidianos;
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice, y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada;
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro.

Tu boca que es tuya y mía,
Tu boca no se equivoca;
te quiero por que tu boca
sabe gritar rebeldía.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Y por tu rostro sincero.
Y tu paso vagabundo.
Y tu llanto por el mundo.
Porque sos pueblo te quiero.

Y porque amor no es aurora,
ni cándida moraleja,
y porque somos pareja
que sabe que no está sola.

Te quiero en mi paraíso;
es decir, que en mi país
la gente vive feliz
aunque no tenga permiso.

Si te quiero es por que sos
mi amor, mi cómplice y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Un beso mi querida amiga