martes, 15 de abril de 2008

Hacer el campo fértil por Paulo Coelho

El maestro zen le encargó al discípulo que cuidara del campo de arroz.
El primer año, el discípulo vigiló que nunca faltase el agua necesaria. El arroz creció fuerte y la cosecha fue buena.
El segundo año, el discípulo tuvo la idea de añadir un poco de fertilizante. El arroz creció rápido y la cosecha fue mayor.
El tercer año, colocó más fertilizante. La cosecha fue aún mayor, pero el arroz nació pequeño y sin brillo.
- Si sigues aumentando la cantidad de abono, la cosecha del año que viene no tendrá ningún valor – dijo el maestro.
“Fortaleces a alguien cuando le ayudas un poco. Pero si le ayudas demasiado, lo debilitas”.




Texto: Paulo Coelho

Foto: http://www.flikrs.com/ por Saadiburton

9 comentarios:

Pedro dijo...

Tienes un blog muy auténtico. Creo que ha sido un buen descubrimiento por mi parte. Volveré por aquí.
Un saludo.

El Señor de Monte Grande dijo...

Primero gracias por tu visita, buena enseñanza esta, es verdad no hay que facilitar todo, eso lo aplico con mis hijos.

Volvere a seguir urgando en tu espacio.

Un abrazo desde MG

nieve dijo...

Como siempre, maravilloso Coelho y maravillosa imagen.

Un besote

Adolfo Calatayu dijo...

Digo que es la más absoluta verdad querida amiga,incluso he vivido esto,nada como la experiencia directa,no?
Un besote congelado !!!

nickjoel dijo...

vaya realdad que esta latente en nuestras vidas diarias, siempre es bueno ayudar, y que lo ayuden a uno es gratificante, pero hay un limite difuso donde la ayuda lo convierte a uno en un ser poco servil, lleno de manias, de mañas, que si se dejan mucho tiempo, poco se puede hacer para remediarlas, por eso siempre es necesario considerar que nuestras propias experiencias Importan en NUESTRO CRECIMIENTO.....


bellisima fotografia Graciela, y bello texto, tu siempre con esa filosofia de vida que nos llena, que nos invita a seguir el buen camino, con ayuda pero sin mal acostumbrarnos.....

me enacnta

besos corazon
dios te bendiga siempre...

un abrazo de oso polar inmenso y ETERNO!!!!!

Josep Lluís dijo...

Enséñame a pescar y no me pesques tu los peces... me dijo hace tiempo un amigo.

Yo lo hacía con toda la buena fé del mundo pero, cuanta razón tenía él.

Graciela dijo...

pedro te doy la bienvenida! gracias por tu visita, vuelve cuando gustes, Un cariño.

El sr de MG..yo también lo he hecho con los míos y no esta nada mal la cosecha eh!! jaj Un beso .
Tu espacio(blog) es fantástico también!!

nieve, querida amiga..tus visitas y comentarios le dan calorcito a este espacio, GRACIAS por pasar!

Adolfo!!!!!puffffffff que le puedo decir de la experiencia?, a esta altura estamos para dar cátedra jajaj, un abrazote! (frío...brrrrrr....brrrrrrrrr)

Me gustó lo del abrazo, no sé en Venezuela , corazón pero aqui el frío se vino con todo!! jajaj GRACIAS por tu AMISTAD y constancia T.Q.M!!

Josep, no es malo obrar desde la buena fé, por ser asi a veces nos va bien, otras no tanto...pero uno es fiel a la esencia interna..eres un ser sensible y de gran corazón y tu blog lo transmite, te aprecio mucho...cariños

Chapellina dijo...

Poco a poco, lento; pero seguro!!

:-)

CAMINO INCIERTO dijo...

Esto se vuelve muy delicado cuando tenemos hijos, por evitarles esfuerzos,sufrimientos,frustraciones,malos ratos, a veces les damos todo machacado,triturado,listo para deglutir y ¡pum! ...les convertimos en parásitos,en personas dependientes e inmaduras de por vida . Los maestros también han de tener en cuenta esa fina línea entre ayudar,orientar y darlo todo resuelto.
Fantástico, Graciela. Un achuchoncito para ti de tu amiga.