lunes, 3 de noviembre de 2008

Fragmento de "Don Quijote de la Mancha"


Querido Sancho...
Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho...
Los obstáculos más grandes,
nuestras propias indecisiones...
Nuestros enemigos más fuertes,
el miedo al poderoso y a nosotros mismos...
La cosa más fácil, equivocarnos...
La más destructiva, la mentira y el egoísmo...
La peor derrota, el desaliento...
Los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor...
Las sensaciones más gratas, la buena conciencia,
el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos,
y sobre todo, la disposición para hacer el bien
y combatir la injusticia donde quiera que estén.
Autor: Miguel de Cervantes Saavedra.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

José Carlos dice: Todos los días son hermosos y sobre todo con una mujer como tu que escribe tan bien. Un beso guapa.

Pedro dijo...

Y después le llaman loco...
Yo me atrinchero en esa locura lúcida por el resto de mi vida.
Un beso.

Juan Antonio dijo...

Graciela que lindos recuerdos me trae el Quijote, uno de los libros más leídos de la historia de la literatura.

"El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha" tiene relatos inolvidables, como en la parte primera donde Don Quijote lee muchos libros de caballerías y al final se cree un caballero.
Cuantos de nosotros no empieza una actividad primero por curiosidad, después por hobby y después acaba absorbiéndonos todos los pensamientos como un virus que se propaga por nuestra mente.

Siempre me ha llamado la atención el relato en que Don Quijote se enfrenta a los molinos de viento creyéndose que son gigantes.
A cuantos molinos de viento nos hemos tenido que enfrentarnos a lo largo de nuestra vida.

Sancho Panza que en un principio ve a su amo como un ser importante y con el paso del tiempo se crea un vínculo y se va dando cuenta poco a poco de que su amo no solo es importante, sino que necesita ayuda para salir de todos los entuertos en los que se mete.
En muchas ocasiones vemos a los demás a través de nuestros prejuicios. Nuestro Sancho Panza interior nos ayuda a poner los pies en el suelo.

Dulcinea la sirvienta de la que se enamora D. Quijote y que se puede traducir como nuestro amor platónico que muchos de nosotros tuvimos en alguna etapa de nuestra vida que consiste en ver o exagerar las cualidades de la persona amada.

Rocinante un caballo fameado que tiene lleva a Don quijote a través de los campos de Castilla. En nuestra vida nuestro caballo nos transporta pero nosotros debemos llevar las riendas para seguir el camino adecuado.
Quizás me salgo un poco del post pero es lo que me ha inspirado tu lindo y acertado post “ recuerdos” lo ley de pequeño pero es uno de esos libros que no se olvidan,
Recibe un fuerte abrazo con mucho cariño

Graciela dijo...

Gracias José.Un beso..

Pedro: querido amigo, sin duda esos que poseen esas "lúcidas locuras" como tú bien lo llamas tienen luz propia, y me gusta la idea nos atrincheramos con ellos jaja mas allá del resultado...que va!! Amigo mío, Un abrazo..

Juan Antonio, siempre tienes las respuestas justas, no sabes cuanto disfruto de tus comentarios, es sumergirme en un momento en que siempre traes esa ráfaga de sensibilidad y ternura que dejas a tu paso, eres una delicia de persona!! amigo, me llegas al alma..Te quiero mucho Juan!

beth dijo...

Hola Graciela como estás? espero que estés muy bien yo hoy estoy mejor,te dejo un fuerte abrazo,te deseo que tengas un bello día,leí tu blog y me hace mucho bien,te quiero mucho Graciela!
Isol

RosaMaría dijo...

Grandes, viejas y repetidas palabras.Saludos cariñosos

marylena9 dijo...

Cada dia, me gusta mas tu pagina.
Es un placer enorme, leer todo lo que vuelcas aqui.
Cariños
Maria Elena